bitacorARP

el blog para el Avance del Pensamiento Crítico


Sobre bitacorARP


Esta bitácora proporciona información sobre las novedades y actividades de ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. Puedes escribirnos al correo electrónico siguiente: bitacorARP-arroba-arp-sapc-punto-org.

bitacorARP se encuentra alojada en BLOGALIA, una de las comunidades más activas de bitácoras de nuestro país.

Archivos


<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Sobre ARP - SAPC


ARP-SAPC es una asociación española que trabaja en la promoción del pensamiento crítico. Varias publicaciones (como el cuatrimestral EL ESCÉPTICO, la revista pionera del escepticismo español, con más de 20 años a sus espaldas, o el mensual digital El Escéptico Digital), materiales didácticos, monografías, listas de discusión... y mucho más, en nuestra web.


Historias


El caso Meléndez

El Dr. Enrique Meléndez Hevia es Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de La Laguna. Sin embargo su fama le viene, en los últimos tiempos, de unos polvos aparentemente milagrosos, o así lo parecen, porque sin la más mínima experimentación científica, sin publicar nada en revistas de referencia, realizando ensayos sobre personas sin las más mínimas garantías ni protocolos, usando durante un tiempo un local en la universidad a modo de consulta privada y, posteriormente, volviéndose una espece de gurú de las terapias alternativas, vendiendo sus polvos y un sinfín de atrocidades más, ahí sigue con bastante impunidad.

En El Escéptico Digital se ha tratado en varias ocasiones las actividades sui generis de este personaje: "El Muesli mágico del Dr. Menéndez", de Pau García i Quiles en el número 17 (2004); "MeléndezGate", de Alberto Marín Sanguino en el número 5 (2005); o "Los polvos de Meléndez y otras desdichas universitarias", de María Teresa González de la Fe en el número 9 (2005). En la bitácora de esta última "Ethica more cybernetica" se venía siguiendo el tema de forma estrecha desde hace más de un año: "Merton y el Bálsamo de Fierabrás", o "Más sobre el doctor Meléndez, su bálsamo de Fierabrás y la ciencia", la mencionada "Los polvos de Meléndez y otras desdichas universitarias", y "Otra de polvos de Meléndez y lodos diversos".

Gracias a ella, hemos tenido conocimiento de una iniciativa promovida desde el Departamento de Bioquímica de la Universidad de La Laguna, al que pertenece el Dr. Meléndez Hevia, coordinada por el Dr. Francisco Javier Corzo Varillas (fcorzo@ull.es). Se trata de una carta que, básicamente, pide información y sobre todo recomienda prudencia ante las afirmaciones de Meléndez. Como comenta la Dra. González de la Fe en "¿El ocaso de Meléndez?":
Al fin empiezan algunas tímidas actuaciones oficiales en contra de las prácticas curanderiles del catedrático Meléndez-Hevia en la Universidad de La Laguna. A la denuncia de la Sociedad Española de Medicina Estética se suma la investigación abierta por la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, hecha pública después de unas contundentes declaraciones del Doctor Sierra, catedrático de salud pública en la misma universidad y titular de ese departamento gubernamental en el pasado.

A ello se suma la carta a la opinión pública de la comunidad científica de Canarias promovida desde el Departamento de Bioquímica al que pertenece Meléndez-Hevia.
Aquellos que quieran firmarla, deben mandar un mail a fcorzo@ull.es, a fin de que las firmas estén centralizadas.


Reproducimos la carta por la importancia que tiene esta iniciativa, tan necesaria en un tema que realmente es una amenaza para la salud pública.
Los abajo firmantes, investigadores y miembros de la comunidad universitaria y científica de Canarias, deseamos manifestarnos públicamente sobre el presunto descubrimiento realizado por el Profesor Enrique Meléndez Hevia, miembro del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de La Laguna.
La prudencia aconseja no emitir ninguna opinión sobre la validez de dicho descubrimiento hasta no disponer de información suficiente para ello. Pero las continuas apariciones en los medios de comunicación del Prof. Meléndez hacen necesaria la exposición pública de nuestra postura sobre este tema.
Hay testimonios privados de personas que afirman que, tras seguir las indicaciones del Prof. Meléndez, han conseguido adelgazar significativamente, y han notado mejorías, muy notables incluso, en diversos problemas de salud que padecían previamente. No dudamos de su testimonio, y les felicitamos sinceramente por su mejora.
Pero si se trata de evaluar las posibles aportaciones científicas del Prof. Meléndez los testimonios individuales no son suficientes. Para esa valoración hacen falta datos. Datos que debe proporcionar el Prof. Meléndez, lo que hasta ahora no ha hecho, ya que la única información pública se conoce a través de sus declaraciones a medios de comunicación. Parece ser que el tratamiento consiste en una dieta estricta, carente de hidratos de carbono y acompañada de unos productos “secretos” que, según los diversos análisis extraoficiales realizados, son los aminoácidos glicina y aspártico. Si esto es así, ¿Qué se puede afirmar de este tratamiento? Desde luego, cualquier persona que siga escrupulosamente una dieta estricta, con o sin productos secretos, adelgaza. Y es bien conocido que la pérdida del exceso de peso se traduce en la mejoría de múltiples problemas de salud, incluyendo los problemas asociados a diabetes tipo II. Por consiguiente, hasta aquí no hay absolutamente nada nuevo. El problema reside en valorar si esta dieta específica, con la adición de los antedichos aminoácidos, supone una mejora significativa sobre las dietas existentes, y si además supone la curación del amplio abanico de problemas que, según el Prof. Meléndez, soluciona.
Para poder creer las afirmaciones del Prof. Meléndez es preciso saber la duración y características de la dieta, el número de personas tratadas para cada problema concreto, los criterios de evaluación seguidos para valorar el éxito o el fracaso del tratamiento y los controles experimentales empleados, como mínimo. Se necesita saber la base teórica que justifica una dieta tan radical. Se necesitan conocer esas “matemáticas del metabolismo” descubiertas en 2001 y que, cuatro años más tarde siguen sin ser conocidas y valoradas por la comunidad científica.
En resumen, para evaluar si nos encontramos ante un descubrimiento científico sin precedentes o ante una trivialidad peligrosa es absolutamente preciso disponer de información, que el Prof. Meléndez se niega a presentar amparándose en que está patentando su descubrimiento. Pero esa excusa no es admisible. Para empezar, el Prof. Meléndez debería explicar con claridad qué es lo que quiere patentar exactamente, y para qué, y demostrar que efectivamente lo está haciendo. Hasta ahora se ha limitado a realizar afirmaciones imprecisas. Tan imprecisas que ni siquiera el número de las presuntas patentes coincide en sus diversas declaraciones. Pero es que además no explica qué es lo que pretende patentar ni para qué. No puede patentar la base teórica de su tratamiento, no puede patentar –él mismo lo reconoce- los “productos secretos” y no tiene sentido patentar una dieta. Por último, debería saber que desde el momento en que solicita una patente, ya está protegida su presunta propiedad intelectual, por lo que si efectivamente ha efectuado tal solicitud, podría perfectamente explicar su tratamiento. En resumen, no puede amparase en la excusa de una patente para evitar dar información, previa al menos, que permita saber qué es lo que está haciendo, y con qué resultados, y que permita juzgar los riesgos a que está sometiendo a las personas que en él confían.
Porque mientras sigue sin ser posible la evaluación objetiva de los beneficios y riesgos del tratamiento del Prof. Meléndez, muchas personas se han sometido, bien que voluntariamente, al mismo. La relevancia social de este asunto y las posibles complicaciones que pueden derivarse de un tratamiento ni aprobado ni controlado por autoridad sanitaria alguna, al menos que se sepa, hacen urgente que se aclare su naturaleza. No es admisible que el año 2005 existan en Canarias 7000 cobayas humanos sometidos al arbitrio descontrolado de una persona, por muy científico más o menos prestigioso que ésta sea. Este no es un problema simplemente académico o científico; se trata de la salud de muchas personas que puede estar poniéndose en riesgo innecesario.
Mientras tanto, solo podemos recomendar la máxima precaución a sus posibles pacientes. Recordemos que tanto el Dr. Meléndez Hevia como su hijo el Dr. Meléndez-Morales son biólogos, no médicos ni farmacéuticos y que no están capacitados legalmente para realizar las actividades específicas de unos y otros. Y conviene señalar que la capacitación legal no es solo un reconocimiento burocrático, sino que significa haber adquirido unos conocimientos específicos previos durante muchos años de licenciatura y posterior formación. Ninguno de los dos Dres. Meléndez ha cursado las materias propias de las licenciaturas en Medicina y Cirugía o Farmacia, excepto las que coinciden en su denominación con Biología; tampoco ninguno de los dos se ha especializado profesionalmente en aquellos aspectos de la medicina o de la farmacia que justifiquen su capacitación para proponer tratamiento alguno, o para evaluar los resultados de sus tratamientos o consejos.
Por ello, exhortamos al profesor Meléndez a que exponga públicamente todos sus datos ante la comunidad científica, sin parapetarse en excusas insostenibles, con la seguridad de que serán valorados con rigor y seriedad. En caso contrario, difícilmente puede el Dr. Meléndez esperar de sus colegas más que escepticismo ante sus afirmaciones y una profunda preocupación ante las consecuencias de su comportamiento.


Desde bitacorARP queremos sumarnos a esta iniciativa tan necesaria.


2005-10-20 04:22 | Enlace




Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://escepticos.blogalia.com//trackbacks/33964

1
De: Evolucionarios Fecha: 2005-10-20 12:56

Enrique Meléndez Hevia: «¿A alguno de los lectores les suena este nombre? A mí no, hasta hoy. El apellido tiene resonancias de cierto ilustre paleontólogo español, Don Bermudo Meléndez, y hasta ahí llega mi conocimiento de cualquier »



Comentarios



ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico